Peor el remedio que la enfermedad: cuidado con reducir calorías

    Calorías

    Comer menos calorías es una parte importante en la perdida de peso, pero no solo hay que fijarse en el número. A la hora de llevar a cabo esta reducción de peso, el éxito se localiza en crear un déficit de calorías, o lo que es lo mismo, quemar más de lo que se consume. La gran confusión es que no todas las calorías son iguales. De hecho hay que asegurarse de que comemos el tipo adecuado de ellas, las que se ajustan a nuestras necesidades físicas.

    Las principales calorías que necesitamos para sobrevivir son las grasas, proteínas e hidratos de carbono. Estos son conocidos como los macronutrientes. Nuestro cuerpo los combina para absorber las vitaminas y minerales esenciales. Cuando se trata de la pérdida de peso, manteniendo siempre una dieta saludable, la reducción de calorías sin prestar atención a la ingesta de macronutrientes es un gran error.

    No todas las calorías son iguales

    Cuando comenzamos a racionar lo que comemos, hay que asegurarse de que lo que comemos es suficiente para dar a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita. Si no nos centramos en la calidad de sus calorías, no vamos a perder peso de una manera saludable, siendo probable que lo recuperemos más tarde, engordando todavía más.

    Vital son las proteínas, ya que ayudan a conservar la masa muscular. Debemos perder peso, pero no a través de tejido muscular. Para ello debemos realizar algo conocido por todos: espaciar el consumo de alimentos. La ingesta necesaria de proteínas depende de la persona por lo que es difícil dar una recomendación general.

    Las proteínas se encuentran en las grasas. Por supuesto, necesitamos grasas saludables en nuestra dieta. Pero cuidado, saltarse por completo la grasa es negativo. Las grasas saludables ayudan a mantenernos saciados, impidiendo que nos entren unas ganas terribles de comer a todas horas.

    Dificultad debido a los alimentos procesados

    Por “desgracia” para nosotros, es más difícil en la actualidad llevar a cabo estos hábitos con todos los alimentos procesados que hay disponibles, por lo que estamos en desventaja: es demasiado fácil excederse en azúcares, carbohidratos simples y grasas prefabricadas. Un buen consejo es cocinar nuestros propios platos.

    En definitiva, contar las calorías proporciona un marco orientativo para el mantenimiento de un déficit de calorías. El problema es que fijarse en un número y seguirlo con rigidez es contraproducente, llegando a ser perjudicial. Concentrar el número de calorías, da lugar a sentirse hambriento todo el día. Algunos días tenemos más hambre que los demás, y ajustarnos solo a un número no es realista. Por eso se recomienda buscar en el valor nutritivo de los alimentos, siendo esto mucho mejor que contar calorías.

    C

    Comments (01)

    1. yo creo que la dieta debe ser vigilada por un especialista porque cada cuerpo es diferente y necesita una dieta adecuada. Yo he empezado una dieta equilibrada, como casi de todo pero en las noches si que estoy sustituyendo la cena por barritas bajas en calorías porque no me gusta ir llena a la cama. Están bien por que quitan el hambre, hace poco descubría unas a buen precio en mercadona, se llaman belladieta y me gustan estas porque tienen fibra y proteína. También es importante hacer ejercicio, ayuda muchísimo y tonifico mientras bajo.

    Post a new comment

    Recibe lo mejor de Es Tendencia en tu correo ¡Ya somos más de 2.000!