Que el frío no sea una excusa para no hacer deporte

    Durante el invierno también tienes que seguir con tu actividad física rutinaria

    Con lo fácil que era ponerse las zapatillas en verano, una camiseta de tirantes y unos pantalones cortos para salir a correr, al frío del invierno se le une la pereza de tener que deshacerse del poderoso sofá que tanto nos atrae a veces. Pero el ejercicio físico hay que hacerlo durante todo el año –a pesar del tiempo tan desapacible de algunos días– ya que la actividad física nos ayudará a que nuestro organismo se mantenga activo, haciendo frente al frío, optimizando nuestro consumo energético durante el invierno y acelerando el metabolismo de nuestro cuerpo.

    La importancia de la alimentación en el cuidado de las articulaciones

    Como de costumbre, una dieta equilibrada siempre es importante de cara a la prevención de lesiones, pero si queremos ir más allá y cuidar un poco más nuestros mecanismos corporales, debemos evitar consumir alimentos ricos en purinas, y sustituirlos por productos que ayuden a evitar la retención de líquidos y toxinas –por ejemplo, el té–.

    También podemos recurrir a alimentos como la gelatina, un aliado para los tendones y las articulaciones debido a su alto contenido en glicina, prolina –aminoácidos que intervienen en la formación de las articulaciones– y colágeno, uno de los principales componentes de los tendones. La glucosamina es también un suplemento muy popular para este fin, ya que además de participar de forma activa en los cartílagos, ayuda a reducir el dolor causado por la osteoartritis. Ambos alimentos los puedes ingerir de forma natural en algunos alimentos o mediante la toma de suplementos nutricionales para deportistas que podrás adquirir en tiendas online como farmaconfianza.com u otras tiendas especializadas.

    El efecto del frío en nuestro cuerpo

    Con las bajas temperaturas nuestros músculos tienden a contraerse, lo que deriva en una mayor rigidez; causante principal de todas las lesiones típicas otoñales que suelen ir unidas con la vuelta a la rutina tras los parones vacacionales del verano. Pero no solo los músculos sufren en esta época, las articulaciones es el otro de los puntos donde más notaremos los efectos.

    Las articulaciones pagan el precio de la movilidad que nos proporcionan los músculos y la fuerza que imprimen a cada movimiento, por eso es primordial que las protejamos y más cuando las temperaturas no acompañan. El propio peso corporal, es uno de los primero elementos de sobrecarga y desgaste, por eso decíamos que es importante mantener la actividad física durante todo el año, aunque sea simplemente mediante ejercicios suaves, sin altas exigencias, pero que ayuden a regular nuestro peso.

    5 batidos detox para la vuelta a la rutina

    Mantén tu cuerpo caliente protegiéndote del frío

    Una correcta protección de las articulaciones frente al frío, es algo que también se nos suele olvidar cuando salimos a realizar cualquier actividad física.

    El uso de prendas de compresión o calentadores de neopreneo –u otros materiales similares–, además de ayudarnos a mantener una temperatura corporal óptima y homogénea a lo largo de toda la actividad física, también influyen de forma positiva a la hora de evitar malos movimientos que deriven en lesiones y a mantener sujeta la articulación. De esta forma, podrás plantearte y afrontar sesiones un poco más intensas si has sido de los que no se ha tomado un descanso físico navideño.

    C

    Post a new comment

    Recibe lo mejor de Es Tendencia en tu correo ¡Ya somos más de 2.000!