Guía para ver Londres en 3 días sin perderte nada – Parte II

    Después de la caminata de ayer, cogemos fuerzas con un buen desayuno inglés (solo si tenéis el estómago a prueba de bombas), y nos dirigimos hacia el metro. Si os sentís valientes, podéis también coger algún bus, ya que están incluidos en la tarifa de vuestra ‘Oyster’, y tener la típica foto del ‘double-decker’ o buses de dos pisos. Con la app ‘Citymapper’, que ya os nombramos en la primera parte, os aparecen todas las posibles combinaciones para vuestro viaje, tanto si queréis metro o solo bus.

    Guía para ver Londres en 3 días sin perderte nada – Parte I

    Este es el recorrido que haremos el segundo día

    Una vez ya en Tower Hill Station, nos acercamos para ver la Torre de Londres. Solo la vemos por fuera, ya que el precio de las entradas nos parece excesivo, pero si decidís entrar, las entradas por la web oficial son más baratas que en taquilla (adultos 24 libras en vez de 28), ¡así que planead vuestra visita! Esta torre, fue conocida durante más de 900 años como ‘la Torre del Terror’, ya que aquí se encarcelaban a todos aquellos que ofendían al Rey, y pocos salían con vida para contarlo. Dentro de la Torre, encontraréis diversos instrumentos de tortura y podréis visitar las mazmorras. Por supuesto, también encontraréis aquí las famosas Joyas de la Corona (Crown Jewels), de incalculable valor. Se dice que cuando los cuervos abandonen la Torre de Londres, caerá la Corona, por lo que, como buenos ingleses supersticiosos, el conocido Ravenmaster o Maestro de los Cuervos, se encarga de cuidarlas y se cree que tienen algún extremo de las alas cortado para evitar que así escapen.

    Seguimos caminando hasta el ‘Tower Bridge’ o Puente de la Torre, el icónico puente levadizo de Londres que os dejará con la boca abierta. Se puede visitar por dentro, pero es una pequeña exposición sobre su historia que para nosotros no merece la pena. Para ver como se levanta, en su página web aparecen los horarios en los que se planifica su apertura por el paso de algún gran barco por el Támesis.

    Después de hacer una veintena de fotos y selfies, caminamos por la orilla del río para encontrarnos el barco HMS Belfast, un barco de la marina británica que está anclado en el Támesis, y participó como poderoso buque destructor en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea. Se puede visitar por dentro por unas 16 libras para adultos o 12.80 para estudiantes.

    Continuamos caminando por el paseo del río, y nos encontraremos con el ‘Shakespeare’s Globe Theatre’, la mejor reproducción del teatro original construido en 1599, a solo 200 metros de éste, y que más tarde fue devorado por las llamas, donde Shakespeare interpretó la mayoría de sus obras.

    Ahora, podemos parar a ver el Museo Nacional Británico de Arte Moderno o ‘Tate Modern’, de entrada gratuita, donde encontraremos obras de Picasso, Warhol, Dalí y Mark Rothko entre otros. O bien, si no os interesa el arte, podéis seguir caminando hacia St. Paul’s Cathedral o Catedral de San Pablo, cruzando el Millennium Bridge (el cual seguro que os suena si sois fans de Harry Potter, ya que aparece en la famosa saga y es destruido por Voldemort). La Catedral de Londres es inmensa, la veréis de frente al cruzar el puente, y es la segunda catedral más grande del mundo, solo por detrás de la Basílica de San Pedro en Roma. La visita es obligada, aunque solo podréis entrar de manera gratuita si vais a alguna de las misas. Podéis encontrar los horarios en su web.

    Para comer, volvemos sobre nuestros pasos hacia ‘Borough Market’, abierto de lunes a sábados, aunque con muchos más puestos de comida desde miércoles a sábado. Es un mercado de comida y diferentes puestos de frutas y verduras, cuya historia se remonta hasta la Edad Medieval en una ubicación muy cercana, y aunque llegó a ser cerrado, fue reabierto por un grupo de vecinos de este barrio (‘Southwark’) en su actual ubicación. Muy cerquita de aquí, nos encontramos el Ayuntamiento y también la Catedral de Southwark, unas calles llenas de encanto, perfectas para darnos un paseo después de comer. Al lado, tenemos uno de los famosos rascacielos, ‘The Shard’, el cual se puede visitar aunque suele haber colas kilométricas para entrar.

    Nosotros decidimos aprovechar el día soleado y seguimos caminando, cruzando esta vez el puente de Londres o ‘London Bridge’, hacia la ‘City de Londres’, donde encontramos rascacielos mezclados con pubs y cafeterías llenos de vida. Entre ellos, están los ‘Sky Garden’ (de los que podéis encontrar entradas gratuitas en su página web que hay que reservar con antelación), el St Mary Axe’ o conocido como ‘The Gherkin’ o ‘Pepinillo’ por su forma; y la ‘Heron Tower’, con una cocktelería y un restaurante, de precios elevados aunque las vistas y su ascensor de cristal hasta la planta 39 merecen la pena, ¡no apto si tienes vértigo!

    Para acabar el día, aún nos queda energía para continuar con algunas compras por ‘Picadilly’ y ‘Oxford Circus’, disfrutando de las luces de Londres por la noche, y tomándonos una pinta por las concurridas calles de ‘Soho’, con su famosa ‘Carnaby Street’, siempre decorada. Para cenar, podéis encontrar muchísimos restaurantes, nosotros nos decantamos por una pizzería escondida en otro patio ‘con encanto’, ‘Kingly Court’ (‘Pizza Pilgrims’). ¡Coged fuerzas para nuestro último día!

    D

    Post a new comment

    Recibe lo mejor de Es Tendencia en tu correo ¡Ya somos más de 2.000!