La diosa Venus de Malne

    Con un front row de impacto y un caos que dio paso al inicio del desfile, Malne presentó su nueva colección sobre la pasarela madrileña. El renacimiento de Venus inspiró cada uno de los looks de siluetas femeninas y delicadas que fueron desfilando una a una, cada cual más idílica que la anterior.

    Con la feminidad por bandera, Malne redescubre el poder de la mujer a través de sus creaciones. Las prendas sirven de medio para destacar la fuerza, elegancia y el misterio que envuelven a sus musas.

    El resultado es una alegoría sobre lo femenino en la actualidad: el empleo de esa creatividad y espíritu, esa energía y capacidades. La mujer Malne es fuerte porque es libre, por encima de roles sociales y estereotipos. La fuerza de la mujer representada a partir del negro y los trajes masculinos con sus hombreras pagoda –identidad de la firma–. Los vestidos y túnicas florales con estampados y bordados daban forma a la fertilidad y creación, finalizando en una espiritualidad y magia que pudimos ver a través de vaporosos vestidos blancos de flores y espigas.

    Con una estética rozando lo bohemio, con tejidos con caída, frunces y encajes en tonos crema, la atmósfera llegó a su máximo apogeo al aparecer una de las modelos con una paloma blanca y una corona de flores, que al iluminarse con la luz tenue y la música envolvente, nos hizo soñar a todos los presentes.

    C

    Post a new comment

    Recibe lo mejor de Es Tendencia en tu correo ¡Ya somos más de 2.000!