Balmain hace suya la Semana de la Moda de París con una colección salvaje

    Lo bueno se hizo esperar. Al ritmo de ‘Smells like teen spirit” de Nirvana, Gigi Hadid abrió la pasarela más mediática de la Semana de la Moda de París. Olivier Rousteing presentó en la capital francesa su nueva y salvaje colección de Otoño/Invierno 2017, consiguiendo reunir sobre la pasarela una vez más a las mejores top models del panorama internacional entre las que destacaron además de las omnipresentes Gigi y Kendall, caras tan conocidas como Elsa Hosk, Sara Sampaio, Josephine Skriver y nuestra preciosísima Blanca Padilla.

    La colección desprendió aires tribales que se plasmaron mediante el uso de los materiales y tejidos, que fueron danzando entre cueros con tachuelas y ojetes, terciopelos y pieles con colores degradados, abrigos de pelo y vestidos plisados. Como no podía ser de otra forma, la esencia Balmain se tradujo en mucho brillo que llegó en forma de flecos y cinturas muy marcadas mediante cinturones-corsets de cuero. Los looks se llenaron de movimiento llegando con superposición de capas, y destacamos entre los detalles algunas prendas de las que colgaban tiras de tejidos brillantes.

    Entre los estampados más destacados, los de animal print robaron todo el protagonismo al imponerse de forma salvaje con cebra, leopardo, serpiente, vaca e incluso la cara de un lobo plasmada sobre las prendas. El tweed también atisbó en forma de cuadros y los tonos empleados unificaron la colección moviéndose en una gama cálida y oscura que osciló entre el negro, los mostazas y marrones, con pinceladas de tonos verdes.

    Las botas extra altas fueron todo un plus subiendo hasta convertirse en leggins, y los complementos como clutches o chokers adquirieron un importante protagonismo brillando en metal dorado. Era posible respirar el lujo en la sala del Hotel Potocki, un lujo que una vez más, Balmain se encargó de hacer suyo.

    L

    Post a new comment

    Recibe lo mejor de Es Tendencia en tu correo ¡Ya somos más de 2.000!