Tres pasos para lograr un bronceado irresistible

    bronceado

    Llega el calor y con él se multiplican las ganas de pasar más tiempo al aire libre, aparcar el abrigo y los pantalones largos en casa y estrenar mini vestidos, shorts y, lo que suele ser más difícil… una piel bronceada. Tras meses y meses sin sol, el tono de la piel cambia y adquiere un aspecto cetrino no precisamente favorecedor. Pero que no cunda el pánico: existen métodos para acelerar y mantener el bronceado, ¡Toma nota!

    Autobronceador de St. Moriz 9’99 € / Bruma solar hidratante SPF 50 de Vichy Idéal Soleil 14’95 / Aftersun hidratante de Hawaiian Tropic 7’95 €

    1. Autobronceador

    Nunca hay que infravalorar al también llamado moreno de bote. Un buen autobronceador es la herramienta perfecta para lograr de forma rápida un tono de piel atractivo mientras dejamos que el sol nos broncee poco a poco de forma segura y natural. Sé realista a la hora de escoger tu tono: si tu piel es clara, no optes por uno excesivamente oscuro ya que el resultado no quedará natural. En cuanto al formato, elige el spray o la bruma si tienes prisa por oscurecer tu tono de piel y, si cuentas con más tiempo, opta por el formato crema que además suele tener propiedades hidratantes.

    Lucir moreno durante todo el año es posible

    2. Protección solar

    Prohibido terminantemente exponerse al sol sin protección. Recuerda que solo tienes una piel y tiene que durarte toda tu vida, así que siempre debes protegerla con el factor de protección adecuado. Huye de los aceites y elige mejor protectores en formato crema o, si quieres huir de la sensación pegajosa, opta por la bruma solar, que se seca instantáneamente y además da una sensación muy refrescante al aplicarla. Existen además protectores que aportan hidratación o que tienen propiedades para acelerar e intensificar el bronceado.

    Guía de protectores solares: ¡Toca cuidar la piel!

    3. Hidratación

    De la misma manera que hay que cuidar la piel durante la exposición al sol, también hay que hacerlo después y mucho más durante los meses de calor, momento en el que el cuerpo siempre está más expuesto. Después de cada sesión de playa o piscina, toma como rutina una ducha y después una sesión de hidratación con aftersun o tu crema, loción o manteca corporal favorita. Tu piel estará perfumada, suave y radiante durante horas.

    Agua, divino tesoro

    L

    Post a new comment

    Recibe lo mejor de Es Tendencia en tu correo ¡Ya somos más de 2.000!