Dieta disociada: síguela paso a paso

    ¿Qué es la dieta disociada?

    La técnica de disociar alimentos es una de las más exitosas a la hora de llevar a cabo una dieta. Al contrario de lo que muchas veces se piensa, no es necesario pasar hambre ni prohibirse determinados tipos de alimentos –lo que acaba produciendo ansiedad y atracones– para perder peso, y así lo demuestra la dieta disociada.

    Una técnica con las que nos olvidaremos de ese proceso aburrido de contar y apuntar cada caloría que ingerimos. Pero, ¿dónde está el truco entonces?

    ¿Qué es la disociación de alimentos?

    Disociar alimentos consiste, básicamente, en no mezclar según que grupos para que los nutrientes no se conviertan en grasa. La técnica se basa en mantener el equilibrio entre ácidos y bases del estómago que facilitan la digestión, y divide los alimentos en tres grandes grupos que no deben mezclarse entre sí:

    • Glúcidos. Son, principalmente, los cereales y sus derivados, como el pan, las pastas, y el trigo, los tubérculos como la patata, la batata y la mandioca. También incluye zanahoria, cebolla, semillas, habas, chocolate, caramelos,  arroz, azúcar)
    • Proteínas. Su origen suele estar en el pescad0, la carne (tanto roja como blanca) los lácteos bajos en grasa y los frutos secos
    • Alimentos neutros. Aquí se agrupan todos los demás tipos. Verduras, leche, quesos con más de 45% de grasa, mantequilla, carne y pescado crudos o ahumados y aceites vegetales.
    Tablas y menús para la dieta disociada

    Ingiriendo estos alimentos por separado sus nutrientes se distribuirán de manera lógica, cubriendo las necesidades de energía del cuerpo mientras se facilita el proceso de digestión.

    Por lo tanto, en esta dieta además de prestar atención a los alimentos que ingerimos como haríamos en cualquier dieta, tenemos que tener clara su clasificación para sólo ingerir en una misma toma aquellos alimentos que pertenecen al mismo grupo.

    Como ves, a pesar de que se trata de una dieta con una buena base lógica, carece de aceptación científica por lo que hay que tener cuidado y no llevar nunca las cosas a los extremos. Teniendo esto muy en cuenta, puedes probar por ti misma qué tal resultado tiene la dieta disociada en tu cuerpo.

    Las 9 reglas básicas de la dieta disociada que no te puedes saltar

    A pesar de que no haya alimentos prohibidos, para seguir la dieta disociada si que hay que seguir algunas reglas básicas:

    1. Las comidas se deben dividir en cinco tomas al día. Al saltarse alguna, el organismo podría sufrir un déficit de nutrientes y se ralentizaría el metabolismo.
    2. Hay que controlar las cantidades que se sirven en cada comida: aunque tampoco hay un límite, las raciones no deben ser exageradas.
    3. Es preferible ingerir los hidratos de carbono (pan, pasta, arroz y determinadas legumbres) durante el desayuno o almuerzo y prescindir de ellos en la cena. Al final del día, el grupo de alimentos más adecuado es el de las proteínas.
    4. No se deben mezclar los hidratos con grasas ni alimentos ricos en proteínas. Tampoco conviene mezclar distintos tipos de hidratos entre sí.
    5. Hay que evitar el azúcar en la medida de lo posible o evitarlo por alternativas más sanas, como la stevia o el sirope de agave.
    6. Es fundamental tomar fruta, pero debe hacerse a media mañana o a media tarde y no con las comidas principales.
    7. Algunas legumbres y las hortalizas disocian bien con todo, es decir, se pueden mezclar con cualquier alimento de los tres grupos. Algunos ejemplos de hortalizas son calabacines, berenjenas, zanahorias, espárragos o tomates. ¡Cuanto más color tenga el plato mejor!
    8. Debes evitar el alcohol y las bebidas con gas azucaradas.
    9. Y de nada sirve comenzar una dieta si no se va a acompañar con ejercicio físico. Intenso o moderado, es fundamental para ayudar al cuerpo a quemar grasa y mantenerse saludable.

    Tabla de alimentos de la dieta disociada

    Según las reglas básicas anteriores, está prohibido mezclar diferentes grupos alimenticios en una misma comida, por lo tanto debemos de prestar mucha atención siempre al grupo al que pertenecen los alimentos que vamos a ingerir.

    Como esto, sin una referencia visual quizá es un poco complicado, hemos elaborado una tabla de alimentos de la dieta disociada que indican cuáles se pueden mezclar y cuales no.

    Tabla de alimentos de la dieta disociada

    Menú de ejemplo de la dieta disociada

    Partiendo de la primera regla básica –que prácticamente se repite en cualquier de las dietas– debemos establecer un menú en el que vengan establecidas 5 comidas al día. Y no, no por comer más veces significa que vamos a engordar más si lo que comemos es bueno para nuestro organismo; además, que cada vez que nuestro cuerpo ingiere algún alimento, ponemos en marcha nuestro metabolismo y nuestra digestión, quemando incluso calorías de forma involuntaria.

    Siguiendo nuestra tabla anterior, este puede ser un menú de día de la dieta disociada:

    • Desayuno: Café o té (recuerda las alternativas al azúcar) con dos tostadas de pan.
    • Media mañana: Frutos secos.
    • Comida: Ensalada de pasta con verduras o ensalada con variedad de lechugas, cebolla y zanahoria.
    • Media tarde: Una o dos piezas de fruta.
    • Cena: Sopa o puré de verduras acompañado de un filete de carne o pescado a la plancha o hervido (olvídate de las fritangas)

    Al no estar establecido cuantos gramos de alimentos hay que ingerir, procura siempre combinar los grupos alimenticios a lo largo del día y no dediques un solo día a un grupo de alimentos, porque puede ser perjudicial para tu organismo.

    Por esta razón, y al suponer que no vas a tener ninguna supervisión médica, te aconsejamos no mantener la dieta disociada durante más de 30 días seguidos. Eso sí, al terminar la dieta y volver a tu alimentación habitual, quizá recuperes pronto los kilos perdidos si tu alimentación anterior era muy mala.

    Por eso, debes intentar siempre quedarte y aprender las cosas básicas de las dietas para procurar mejorar tu régimen alimenticio habitual, mejorándolo cada semana y acercándolo a las reglas básicas de una dieta equilibrada y acompañándolo siempre de ejercicio físico.

    ¿Funciona la dieta disociada?

    Los efectos de la dieta disociada acompañada con ejercicio físico son visibles en poco tiempo (combinando un menú de la dieta disociada correcto con ejercicio físico moderado, podemos hasta ver efectos visibles en sólo siete días) aunque debe llevarse a cabo con paciencia y teniendo en cuenta que cada organismo es un mundo y de los riesgos que conlleva perder mucho peso en poco tiempo.

    Como acabamos de ver, la dieta disociada no es de las dietas más sacrificadas que hay, ya que prácticamente puedes comer casi todo (¿le has dicho ya adiós a las bebidas azucaradas y al alcohol?) y sin tener que limitarte mucho en cuanto a cantidades. Aspectos positivos que seguramente te permitirán sobrellevar mejor el cambio de régimen alimenticio.

    Antes y después de la dieta disociada

    Una de las celebs que ha seguido este método para lograr su peso ideal y mantenerse sana es Tania Llasera, que ha logrado deshacerse de 10 kilos en 5 semanas tras ganar peso al dejar de fumar y, posteriormente, tener un bebé.

    Tania Llasera dieta disociada

    Tania Llasera antes y después de comenzar la dieta disociada / Fuente: con T de Tania

    Una vez se hayan logrado los objetivos deseados es importante mantener un estilo de vida saludable y una alimentación rica en nutrientes para evitar el temido “efecto rebote”. Y recuerda, si estás pensando en comenzar cualquier dieta, es importante consultar primero a un profesional para que te oriente sobre cuál es la más indicada a tus necesidades.