Cómo vestir para una comunión

    Los looks de comunión no suelen presentar mucha dificultad, el protocolo en estos casos es muy básico y solo tienes que tener en cuenta las normas de los eventos de día para conseguir el estilismo adecuado. Una comunión suele ser un evento formal, porque es una ceremonia religiosa; pero no tiene la seriedad de una boda.

    La naturalidad, la elegancia y la sencillez son la clave en un look de comunión

    rosa

    Evita los vestidos largos, de fiesta y con escotes; vestir de negro, brillos o lentejuelas, los escotes vertiginosos y las espaldas al descubierto. Puedes llevar vestidos cortos, abrigos de verano, trajes, monos o pantalones palazzo, baggy pants o de pinzas. Además no hay colores prohibidos, aunque los neutros son una apuesta segura y elegante, el blanco al contrario que en las bodas está permitido. Al ser un evento de primavera opta por los colores claros, frescos y alegres, que sean tendencia esa temporada, no recargues demasiado el look con estampados llamativos o colores muy chillones.

    Nada de pamela ni tocados. Como peinado os sugiero que sea natural o un semirecogido. El pelo suelto con ondas será un acierto. El maquillaje también debe ser suave y natural.

    224

    No caigas en el error de combinar tu vestido con la corbata del novio, ya no está de moda.

    Los complementos deben de ser discretos, el bolso debe ser pequeño, tipo sobre o cartera grande y plana; y los zapatos de tacón. Ya sabes que no hace falta que vayan a juego, aunque sí que tengan una cierta concordancia entre ellos o con el look. Imprescindibles las medias, siempre en color natural.

    Joyas discretas y sencillas, puedes apostar por bisutería y se puede prescindir del reloj. No abuses de dorados ni de grandes piezas.